Adrián Calvente: “Sueño con tener mi propio restaurante y cocinar para David Muñoz”

3
5549

Adrián Calvente es un chico de 17 años que vive en Torreguadiaro. Hasta ahí, todo normal. Podría ser, como cualquier otro joven de su edad, un estudiante que, con mayor o menor éxito académico, limitara sus intereses al fútbol, la tele y el disfrute con sus amigos.

Pero lo cierto es que Adrián no es como el resto de chicos de su edad. Su madurez y templanza a la hora de hablar nos da una pista del enorme potencial que tiene y de lo mucho que se aleja del prototipo de adolescente moderno. El sueño de Adrián es ser cocinero, y quiere luchar con todas sus fuerzas para conseguirlo.

AnTkdeOzRTSTuou2pgiuI90CV6_zkO2LmZiRJMdrtZJNPor el momento, va por el buen camino, pues se encuentra entre los 50 aspirantes de toda España elegidos para participar en el prestigioso concurso gastronómico Premio Promesas de Alta Cocina de Le Cordon Bleu. “Para mí es una satisfacción muy grande. No solo me llena de orgullo, sino que además me inyecta una buena dosis de adrenalina que me hace seguir luchando por la cocina con el objetivo de aspirar siempre a lo máximo”, nos comenta.

Quedamos con Adrián en Torreguadiaro. Acaba de salir de clase. Estudia en la Escuela de Hostelería de San Roque, y viene respirando cocina. Después de contarnos que ha sido elegido en el lujoso Kempinski Hotel Bahía de Marbella para hacer sus prácticas, nos sentamos con un café a hablar sobre su participación en el certamen de Le Cordon Bleu. Y aquí Adrián se expresa de forma muy contundente: “Me he presentado para ganar. Hay que ser humilde pero realista. Me esfuerzo cada día por ganar el concurso y creo que tengo posibilidades”. Convicción y ganas no le faltan.

Ahora, Adrián compagina sus clases en la escuela con la preparación de su receta, que deberá presentar a través de un vídeo antes del 31 de enero. Tras esa fecha, los internautas tendrán derecho a un único voto a través de Facebook para premiar el mejor plato, y finalmente un jurado elegirá a los 10 finalistas, que viajarán a Madrid para preparar una receta ante unos comensales de reconocido prestigio en el mundo de la gastronomía.

Para esta cita, que será el 14 de abril, todavía queda mucho. Por ahora, Adrián trabaja en el plato que preparará en esta primera fase, y para el cual deberá utilizar lubina y mejillones a la marinera. “Tengo ya bastantes cosas claras, pero todavía no sé como encajar todos los elementos. Pienso incorporar cítricos, hacer alguna emulsión. Quiero mezclar la cocina tradicional con la moderna, poniendo mucha atención en la técnica”, nos confiesa.

AqhoKZ9soxr76yKix4QIUPVJlR2u4GEpTb-vdbXn9ZNNUna de las cosas que más nos llama la atención cuando hablamos con Adrián es su clara convicción por esta vocación que lleva muy adentro y que le viene de familia, a pesar de que ni sus padres ni ningún familiar cercano se ha dedicado a los fogones. “Mis padres siempre han tenido negocios de hostelería y desde pequeño siempre he estado ayudándoles. Mis primeros recuerdos en la cocina los tengo con 7 u 8 años, cuando iba a con mi madre a un asador de pollos que tienen en Pueblo Nuevo. Allí aprendí a picar verdura y poco a poco iba implicándome en lo que me iban dejando”, nos cuenta.

Ahora, la evolución de este chico le ha llevado a campos mucho más serios. Cuando le preguntamos por sus referentes, no duda en citar a Dani García, de Valle Romano, en Marbella, con quien realizó un curso de cocina. Pero su mayor referente es Jamie Oliver, cocinero inglés que participa en Canal Cocina. “Cuando llegaba del colegio, en vez de hacer los deberes, miraba el programa de Jamie Oliver y por eso suspendía”, bromea Adrián. “Me gusta mucho su cocina porque me siento identificado con ella. Utiliza mucho las especias en la carne, pero lo hace de forma un poco alocada, sin pesar los ingredientes y utilizando mucho la intuición”, señala.

Agz0TypeJJynFjY_SG1JrYqIzCWQfdzNN0n5LcPT8XoTPrecisamente así es como más cómodo se encuentra Adrián trabajando. “Me encanta la cocina mediterránea, especialmente la italiana. También la mexicana, por la cantidad de especias que se utilizan. Respecto a los productos, lo que prefiero es trabajar las carnes, pues soy de Jimena y allí hay mucha carne de caza que se suele combinar con setas como guarnición”, afirma.

Adrián no sabría decirnos cuál sería su plato estrella, pero sí confiesa que se le dan muy bien el risotto y la panna cotta italiana. Su sueño, dice, sería tener su propio restaurante algún día y poder cocinar para David Muñoz.

 Y es que la alta cocina ha trascendido de los restaurantes de lujo para llegar a muchos más ámbitos. Adrián nos cuenta que sigue algunos programas como “Top Chef” o “Master Chef”, pero cree que, especialmente este último, “no le hacen ningún favor al mundo de la cocina, porque no reflejan en absoluto el sacrificio y esfuerzo que hay detrás. No obstante, sí es cierto que han acercado la cocina a mucha gente, y que el boom que se vive hoy en día en el sector es en parte gracias a estos realities“, comenta este prometedor cocinero mientras apura el último sorbo del café.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here