José Ocaña: “De Suiza no sabía ni qué idioma se hablaba, solo sabía que había trabajo”

3
360

José Ocaña es un vecino de Campamento de 35 años que con 14 abandonó San Roque para iniciar una nueva vida en Vilanova i la Geltrú, un pueblo al sur de Barcelona en el que vivía su hermana.

En nuestro pueblo estudió la EGB en el colegio Santa Rita. Ya en Cataluña, después de finalizar la ESO, se formó como pintor, lo que más tarde ha sido uno de sus grandes hobbies. Con 17 años empezó a trabajar como encofrador, aunque actualmente ejerce de operario de grúa.

Cuando empezó a trabajar, se casó y tuvo dos hijos. Decidió entonces viajar a Suiza para buscar nuevas oportunidades laborales. Ahora está divorciado y lleva ya más de seis años viviendo en este gélido país, desde donde contesta a nuestras preguntas.

¿Qué te ha llevado a vivir en Suiza?

El miedo, o la incapacidad de reacción, no estoy seguro. Cuando llegué en 2010 no hacía falta ser un experto en economía para deducir que lo peor estaba por llegar. Por aquel entonces yo aún tenía un buen sueldo, pero ninguna garantía de que lo fuera a tener mucho más tiempo. La situación se volvió insegura y a veces deprimente. Ya no había esa presión de tener obras acumuladas, o de cuando el jefe te pedía por favor que trabajaras el sábado. Empezábamos obras que no acabábamos por impagos y cosas por el estilo. Lo cierto es que se veía venir. De Suiza no sabía ni qué idioma se hablaba. Solo sabía que había trabajo, así que lo busqué con mucha insistencia hasta que lo encontré.

También has vivido en Cataluña. Cuéntanos un poco más sobre tu estancia allí.

Mi vida en Cataluña la llamo el capítulo número 2 de mi vida (Suiza sería el 3). Llegué con 14 años, a punto de cumplir los 15. Durante el verano, antes de mudarme, fui a clases de catalán para llegar a septiembre con algunas nociones del idioma, aunque llegué con algo más que nociones. Me bastó ese verano para haberme integrado en un gran grupo de amigos, la mayoría hijos de andaluces, extremeños o murcianos, aunque ellos eran y se sentían catalanes, lo cual es completamente normal. Es verdad que viniendo de Campamento, era un poco heavy tener todas las clases en catalán (menos las asignaturas de Castellano e Inglés), pero me dieron cuartelillo al principio, y a partir del segundo trimestre empezaron realmente a exigirme que hablara en catalán, para lo cual me ayudaron.

jose5
Los primeros compañeros españoles con los que entabló una bonita amistad en Suiza

En ocasiones parece que se percibe un cierto odio entre andaluces y catalanes. En tu caso, andaluz que ha residido en Cataluña, ¿lo notaste? ¿A qué crees que se puede deber esta animadversión? ¿Y cómo crees que puede combatirse?

Es la eterna polémica, me he pasado la vida escuchando a andaluces criticando a catalanes y viceversa, y en la mayoría de los casos hablaban de lo que escuchaban. Yo digo que ningún pueblo es perfecto y que la gente no debería hablar de una entera región porque han visto a una tía en televisión criticando Andalucía, por ejemplo. Yo no creo que haya que buscar ninguna solución para ninguna supuesta animadversión, básicamente porque esa animadversión existe solo en lo que nos venden a través de la televisión, pero en la vida real la gente se mueve de norte a sur y de este a oeste, y el que hoy puede estar en un bar de Cádiz diciendo que los catalanes son tacaños, mañana puede estar en Girona porque ha encontrado un trabajo, y lo mismo encuentra más generosidad que donde lleva viviendo toda su vida. Y exactamente lo mismo le podría ocurrir a un catalán que tenga siempre la palabra vago en la boca al referirse a los andaluces. Quizá si echara un par de jornadas en cualquier restaurante o cualquier vendimia, se le cambiaba la idea. El problema no es de choque de culturas, es simplemente de ignorancia.

 Volviendo a Suiza, ¿cuáles fueron tus primeras impresiones al pisar el país?

La primera impresión fue la típica de un gaditano; en cada curva que giraba el paisaje me sorprendía más y más, lo que me llevaba a pasarme todo el rato diciendo: ” ira ira ira, no veas que guaaapo quillo“. Lo segundo fue querer irme inmediatamente de aquel lugar, me vi de repente rodeado de montañas, viviendo en un valle en el que el 1 de mayo (mi primer día de trabajo), cayó una nevada de 30 centímetros. Penaba que nunca me iba a adaptar, sobre todo a la situación de tener lejos a tus hijos. Pero al final es por ellos que haces el esfuerzo por adaptarte y por hacer que te guste el sitio donde vives.

El problema entre Cataluña y Andalucía no es de choque de culturas, es simplemente de ignorancia

¿Cómo llevas el idioma?

El idioma lo llevo regular, sobre todo por la dificultad del dialecto y el hecho de que cambie en cada cantón. Tú necesitas aprender alemán que será el Hochdeutsch (lo que se habla en Alemania). Sin embargo ellos, aunque saben alemán , su lengua es el Sweizerdeutsch, y eso sí es más difícil de entender y de aprender, pero el Hochdeutsch te da una buena base. La consecuencia es que aprendes más lento que si vivieras en Alemania (según mi opinión )y que al final ya no estás seguro de si lo estás diciendo en alemán o en suizo.

jose2
Wiler bei Seedorf, Cantón Berna. La ciudad en la que reside

¿Qué es lo mejor y lo peor de vivir fuera de casa?

Sin duda, lo mejor es que tu mente se enriquece gracias a las personas, culturas, ciudades, comidas, etc. que llegas a conocer y vivir. Lo peor es no poder elegir con quién vivir todo eso, y algo que me está pasando ya, es el hecho de sentir que te estás como “desepañolizando”, tus pensamientos y formas de ver las cosas cambian y empiezas a sentirte de donde vives más que de donde vienes, aunque esto no es ningún desprecio.

¿Echas de menos San Roque?

Realmente -y que me perdonen los de San Roque City-, yo echo de menos mi Campamento, que es donde me he criado. Especialmente lo echo de menos en verano, a partir de la fiesta de San Juan.

jose10
Su puesto de trabajo actual

¿Sueles volver por tu aquí de vez en cuando?

La verdad es que no he vuelto tanto como yo hubiera querido. En Barcelona tomé responsabilidades muy joven. Me casé y me compré mi piso con 19 años, y fui padre con 23. Era uno de esos que siempre trabajaba, un fatiga como decían algunos.

¿Te planteas volver definitivamente?

He intentado irme de Suiza muchas veces, pero hoy en día ya no pienso igual. Creo que me costaría muchísimo trabajar en España. No me imagino de nuevo allí trabajando, mi plan es quedarme aquí, porque estando aquí mis hijos tendrán en España lo que necesiten para que puedan estudiar. Y si no estudian siempre pueden venir a Suiza, aprender alemán y buscar un oficio.

¿Qué le dirías a todos aquellos jóvenes que les resulta difícil encontrar una oportunidad en su pueblo e incluso en el resto de España?

Que aprendan alemán (como mínimo) y que tengan en cuenta que emigrar significa empezar de cero. Se sufre y hay que ser muy humilde, pero con el tiempo te van llegando las recompensas, vas valorando las pequeñas cosas que logras en el país extranjero. Pero sobre todo haría hincapié en el idioma, esa es la clave para abrirte un camino .

¿Algún mensaje para la gente de San Roque que te está leyendo?

Un saludo del Marby a la gente de Campamento y a la del resto de barriadas, incluido San Roque, por supuesto.

“A través de un amigo suizo que se dedica de modo amateur al teatro, descubrí otro modo de aprender el dialecto y acabé de voluntario en la producción de una obra que se hace al aire libre en un sitio maravilloso llamado Mooseg y que está en la región de Emmental. Además de la construcción del escenario, forno parte del equipo de luces y sonido. Esto me está ayudando muchísimo en la integración”.

3 Comentarios

  1. Buenos días à todos yo soy un italiano que conoció José Ocaña.Me gusta viajar siempre y creo que conocer otro pueblo puede siempre ser una forma de riches para todos. En un mundo globalizado una persona puede estar mejor donde estas trabajo,claro que siempre quiere haber su orígenes y donde vive su familia. Perdona me lengua Espanol no perfecta. Nicola Persia ni de Milán.

    • Grazie mille Tete, il tuo spagnolo è più che ottimale, sono sicuro che tutto abbiano capito senza problemi.
      Ti voglio bene assai

  2. Lo que este Marbi no ha dicho de él mismo, y que todos los que lo conocemos sabemos, es esa capacidad de superación y lucha que hacen de él lo que es a día de hoy, un gran amigo y una gran persona, y un gran padre por encima de todo, convencido digo, y sin ninguna duda, que si hubiese más gente como él, el mundo seria mucho mejor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here